Así fue como Windows XP se convirtió en el rey del mundo

Windows XP.

Estaba en todas partes.

Microsoft ya era el rey del PC. Según cifras de Asymco, en 2000 se vendían 30 computadores con Windows por cada uno que salía de las tiendas con Mac OS. Pero había mucho espacio para crecer.

Los ordenadores se estaban haciendo omnipresentes en los hogares, las oficinas y los lugares públicos; e internet ya comenzaba a tomarse el mundo. Microsoft, con un nuevo sistema operativo lanzado al mercado el 25 de octubre de 2001, compilado a partir de 45 millones de líneas de código, le mostraba al mundo la locomotora en la que llevaría ese dominio a un nuevo nivel: Windows XP.

Es el mejor sistema operativo que ha construido Microsoft“, decía un entusiasta Bill Gates. Las evaluaciones tras su salida fueron favorables. “Es seguro, ágil y satisfactorio“, escribió David Pogue, evaluador del New York Times. “En 10 meses de pruebas nunca vi una ‘pantalla azul de la muerte’“, aseguró Walt Mossberg, el legendario periodista del Wall Street Journal.

En justicia, hay que decir que esas mismas evaluaciones hablaban de que algunos servicios añadidos de Windows XP buscaban encerrar al usuario en el corral de Microsoft, y que la empresa por entonces adelantaba planes que algunos sentían orwellianos: armar una base de datos de todos los usuarios del sistema operativo.

Otras críticas apuntaban a que se trataba de un sistema operativo exigente, que no correría bien en muchos de los PC relativamente nuevos de su época. Requería de la escandalosa cantidad de 128 MB de RAM, y de –¡habrase visto!– 2 GB de espacio en el disco duro. Era una barrera de entrada bastante alta.

Windows XP fue amigable y confiable al mismo tiempo

Pero más allá de eso, el tiempo probó que Microsoft logró su objetivo con él. La idea original era solucionar la esquizofrenia que, por esos días, padecía el mundo Windows. Por una parte, las versiones para consumidor tenían muchos ‘juguetes’ y eran amigables y fáciles de usar, pero no eran sólidas y sufrían demasiadas caídas y errores. Por otra parte, las versiones para el mercado corporativo eran confiables y bien armadas, pero tenían una tibieza inaceptable para el usuario casero que quiere divertirse con su PC.

Windows XP quería combinar lo mejor de los dos mundos. Que lo haya conseguido fue una muy buena parte de la razón de su éxito. ¿Cuál fue la otra parte?

Listo para el futuro

La bola de cristal de Bill Gates funcionó bastante bien. Windows XP fue compatible, desde el día uno, con muchas de las tendencias que siguió la industria de la computación varios años después.

Como lo explica José Antonio Barraquer, gerente de la división de Windows en Microsoft Colombia, “Windows XP trajo una nueva forma de hacer muchas cosas. Trajo integración con redes, una nueva forma de navegar, conectarse a redes de una forma más fácil“. Cuando internet y el Wi-Fi se convirtieron en servicios masivos, XP ya estaba listo.

XP venía de fábrica con Windows Messenger, una jugada que no solo cimentó la construcción del servicio de mensajería más popular de su tiempo, sino también masificó una nueva forma de comunicarse. Además integró profundamente el funcionamiento del sistema operativo con internet, con lo que montó el primer servicio en la nube que muchos usuarios conocieron.

Además, sus funcionalidades de entretenimiento también modelaron la forma en la que se usaron los computadores caseros por bastantes años. Hizo muy fácil para la gente gestionar sus colecciones personales de música, fotos y películas, con lo que convirtió al PC en el centro del entretenimiento y la vida digital de muchas personas. Además, siempre fue muy compatible con el nuevo hardware que se iba haciendo popular, con lo que ayudó a la masificación tanto de los gadgets como de los contenidos digitales.

Microsoft calcula que XP ha sido instalado en casi 1.000 millones de dispositivos

Esa es la otra razón de su éxito: estaba preparado para el futuro. Windows XP se convirtió en el rey del mundo. Estaba en todas partes, y no tenía pares ni contrapartes. Además sus ‘service packs’ lo mejoraron mucho más, limaron algunos de sus problemas y  le añadieron funcionalidades interesantes.

En 2003, el mejor año del reinado de XP, se vendieron más de 50 computadores con Windows por cada uno con Mac. En 2000, según IDC, se vendieron 130,7 millones de computadores; y en 2006 se vendieron 239,4 millones. Microsoft calcula que ha sido instalado en aproximadamente 1.000 millones de dispositivos.

La gasolina de ese crecimiento fue el sistema operativo. No solo porque ofreció una plataforma confiable y atractiva, sino también porque encarriló todas las demás variables que impulsaron la demanda de computadores.

Pero em 2006, justo cuando salió Windows Vista, las placas tectónicas de la industria preparaban un terremoto: Apple alistaba el iPhone.

Imagen: Jonathan_W (vía Flickr)


Deja un comentario en Así fue como Windows XP se convirtió en el rey del mundo, 2014 ENTER.CO

fuente: ENTER.CO

Continua leyendo mas

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: