Este fue el proceso detrás del diseño de Office para iPad

Nota del Editor: Abraham Ronel es ingeniero en Microsoft. Este texto está adaptado con el permiso del autor.

El mantra de diseño que lo comenzó todo fue: “Inequívocamente Office, en la plataforma adecuada”.

El proceso no es diferente de cualquier otro producto de Apple: atención al diseño, foco en usabilidad, experiencia de usuario y una gran cantidad de “No” en el camino. El diseño considera muchas variables y tenía un montón de ventajas y desventajas, dado su inclusión en la plataforma de un competidor.

Apps desde cero

El equipo decidió que las aplicaciones no serían solo visores o usadas para pequeñas ediciones tales como las que se ofrece en smartphones. Por otro lado, no queríamos que las aplicaciones fueran una mera portabilidad de Office para Windows porque algunas de las características que tienen sentido ahí no lo tendrían en el iPad. Office tenía que aprovechar lo mejor de los dos mundos.

Office se asocia generalmente con complejidad, incluso después de la polémica incorporación de ribbon (que lo mejoró un poco). Se podría preguntar por qué es el caso, pero la respuesta es simple: orientado a empresas. Un montón de gente en empresas hacen uso de estas características en comparación con algunas de los consumidores normales. Esto trae otro problema, ¿cómo construir Office para complacer a las empresas y los consumidores?

Término medio

Para aplicaciones como Office, se sabe que alrededor del 80% de los usuarios usan el 20% de las características; sin embargo esto no es siempre así en todos los usuarios. El equipo se basó en datos de telemetrías para tomar una decisión de qué características se usarían en la interfaz de iPad. Aunque algunas eran fáciles, otros fueron difíciles, incluso después de los estudios a usuarios. En este caso el equipo observó los comentarios de clientes para dar en el clavo todos los escenarios.

Una cosa era evidente, la interfaz debe ser clara aunque potente y familiar. Una pauta que ayudó aquí fue “táctil primero y optimizado para tablets”, nos ayudó a deshacernos de interfaz basada en ratón y teclado estableciendo interacciones estándar como el selector de colores.

Decir que no

Una de las máximas de Steve Jobs era “innovación es decir no a 1.000 cosas”. Algo similar podría decirse de Office para iPad, literalmente. El equipo tuvo que escoger con cuidado la manera de presentar el 20% de las características de la interfaz y de cómo estos le dirían al usuario cuál es la acción.

Hacer un montón de pruebas hasta que lo hagas bien

Una vez que el equipo sabe cual será el uso de una característica, los diseñadores crean conceptos que van y vienen entre varios miembros hasta que se ven y se sienten bien. A veces los cambios se producen incluso después de que la característica se implemente porque una idea que tiene sentido en papel no siempre la tiene en la pantalla.

fuente: FayerWayer

Continua leyendo mas

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: